Mandela de Rubite. Por fin en su casa.

Posted on 17 junio 2009. Filed under: UNIDAD 12. Participo en mi barrio |

[de la red encontre… invento]

Proyecto más importantes en los que trabaja es en “acercar a los niños a la Casa del Burro. Los pequeños deben conocer el papel que juegan estos animalitos con el hombre y que siempre han jugado para así quererlos desde la inocencia”

La vocación borriquera

le llegó con apenas dos años. “A esa edad tenía un ruchito huérfano al que le cogí mucho cariño”, cuenta. Pero la revelación de la que debía ser su misión la encontró 28 años más tarde. “Un día escuché la noticia de que habían desaparecido ya más de un millón de burros en el planeta, por lo que decidí constituir la asociación [para la defensa del borrico (Adebo)] y empezar por intentar salvar nuestras razas autóctonas, que están en verdadero peligro de extinción”, detalla. Una de las primeras acciones destacadas del colectivo fue la organización de la primera Conferencia Internacional sobre el Burro, junto con la Sociedad Protectora de Animales, a la que acudieron expertos de ocho países. “Las premisas de la asociación son el compromiso con la naturaleza, con los burros, con la cultura y con la solidaridad. Hemos intentado desde un primer momento que el burro sea un emblema de la paz”, puntualiza.

Con esas premisas, Pascual también ha llevado precisamente paz a la vida de asnos que estaban desahuciados. De esas operaciones rescate guarda celosamente en su memoria una fecha: la del 1 de mayo de 1993. Fue el día en el que pagó unas 40.000 pesetas por Mandela, un rucho que estaba casi ciego y desnutrido y que vivía en apenas cuatro metros cuadrados en Rubite (Granada). Ese burrito “cariñoso, hasta el punto de darle un beso a [la Reina] Doña Sofía y que es el típico Platero que puede mostrarse a los niños” se ha convertido en su estandarte. “Es con el que he llegado a tener una mayor comunicación”, asevera. Tanto es así que lo ha paseado por platós de televisión como bandera de Adebo y ha aparecido también en portadas y páginas de periódicos y revistas de índole internacional. “En el Wall Street Journal, por ejemplo, me han llegado a llamar el caballero de Rute que sólo encuentra belleza en los animales de carga, porque los españoles tenemos fama en el exterior de que somos muy toreros”, asevera. El caballero de Rute también puede presumir de que una televisión australiana le dio a conocer en el planeta como The Donkey,s man (el hombre de los burros). “Ese programa, que presentaba Olivia Newton John, lo compró la BBC británica y lo vieron más de 50 millones de personas”, apunta.

Mandela y todos los ruchos que llegaron después le han doctorado en burrología. Pascual lo sabe todo sobre el mundo del asno. “¿A que no conocías que rebuznan en 20 tonalidades distintas y que ellos escuchan esos rebuznos a 15 kilómetros de distancia?”, asegura, a la par que insiste en que “es un animal ácrata y anarquista al que no le gusta estar siempre atado”. “A pesar de que lleva más de 6.000 años al lado del hombre ha conservado su terca personalidad. Pero no es para nada un animal estúpido”, insiste

Por eso, sus burritos -ahora aproximadamente medio centenar- campean sueltos por la finca de Adebo, el parque periurbano ruteño o los 10.000 metros cuadrados de la Sierra de Rute en los que se ubica el Centro de Interpretación Casa del Burro. Pascual les pone incluso música. “La entienden perfectamente; tendrías que ver la sensación que les causa, por ejemplo, el Blowin, in the wind de Bob Dylan, pero en la versión de Stevie Wonder”, comenta.

Por uno u otro de esos lugares ha pasado un largo elenco de personalidades, sobre todo del mundo de la cultura, ejerciendo de militantes borriqueros, mención que lleva aparejada el bautizo del animal en una ceremonia regada con anís de Rute. “El militante borriquero demuestra todo un compromiso con la naturaleza, los burros, la cultura y la solidaridad”, explica. El primero en engrosar esa larga lista de bautizadores de asnos fue Rafael Alberti -en 1990- y la última -el pasado mes de octubre- Doña Sofía. Carabina y Lluvia fueron los nombres respectivos impuestos a golpe de ese ritual.

El mismo año de la recuperación de Mandela, Camilo José Cela empezó a acercarse a Rute y a traer a amigos iniciando una relación con Pascual que le iba a dar a conocer en la Casa Real. “Cela era muy amigo de Su Majestad el Rey, y la Reina siempre ha mostrado una gran predilección por los burritos, ya que en su niñez tuvo algunos en Grecia”, resalta. El autor de La Colmena o La familia de Pascual Duarte acabó bautizando a un rucho al que puso por nombre Golondrina. “Ese animal y Carabina, el bautizado por Alberti, tuvieron descendencia que fue regalada a la Casa Real. Siempre digo en plan de broma que con esa descendencia se ha conseguido la copulación literaria de las dos españas que parecían irreconciliables. Curiosamente, tanto Cela como Alberti tenían una amistad común en la persona del gran Pablo Picasso”, subraya. Años más tarde, la viuda del Nobel de Literatura, Marina Castaño, roció de anís las cabezas de Ruiseñor y Calandria, los dos ejemplares que Pascual le regaló a los Príncipes de Asturias con motivo de su boda.

Los asnos de Rute no saben de rivalidades política ni nacionales ni internacionales. En 1997, cuando el gobierno de Cuba pidió sementales a la Junta de Andalucía, Pascual envió a Revolución al país caribeño como regalo para Fidel Castro “y para las burras cubanas, por supuesto. Es como llevar la revolución burrística a las yeguas mulatistas del Caribe”. Luego, aprovechando la celebración de la cumbre de la OTAN en Granada, el llamado donkey,s man por los americanos trató infructuosamente de obsequiar al entonces presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, con otro ejemplar. “No lo llegó a aceptar y es una lástima porque de esa manera hubiera entendido mejor el papel del burro como símbolo del Partido Demócrata”, asegura.

Ahora, uno de los proyectos más importantes en los que trabaja es en “acercar a los niños a la Casa del Burro. Los pequeños deben conocer el papel que juegan estos animalitos con el hombre y que siempre han jugado para así quererlos desde la inocencia”. A esos pequeños seguro que les contará que alguno de los ruchos han viajado hasta China formando parte de espectáculos futuristas de la Fura del Baus. Les hablará también de que por las instalaciones de Adebo pasaron arrieros como Camilo José Cela “que me llamaba el vicario del dios de los asnos” o Rafael Alberti “que se refería a mí como el apóstol moderno de los burros”.

A uno de esos arrieros Pascual le guarda un cariño muy especial, ese tipo de amor que espera que los niños sientan por los ruchos. “[El también Nobel de Literatura] José Saramago -resalta- es la persona con la cabeza mejor amueblada que conozco, un ser que tiene un verdadero espíritu de militancia borriquera. Me lo demostró cuando bautizó a Siete Soles”.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: